Toni Catany. Mirada mediterránea


Català English

La Fundación Catalunya – La Pedrera acoge una exposición con una amplia selección fotográfica del mallorquín, establecido la mayoría de su vida en Barcelona, Toni Catany. Huyendo de cronologías y buscando la mirada más personal del fotógrafo, la exposición nos descubre la transversalidad de su obra, mostrándonos la multiplicidad de sus significados, huyendo, en todo momento, de los tópicos que suelen explicar la obra del fotógrafo.

Lo primero que nos encontramos son aquellos elementos que unen su obra con la búsqueda de la mediterránea, fotografías de su isla natal, de años diferentes, puestas en diálogo y uniéndolas con elementos físicos que nos trasladan a su niñez. Estos elementos artesanales, hechos además, con elementos de la tierra, como conchas y flores, se convierten en mucho más que recuerdos o elementos fetiches, y se convierten en parte de la obra fotográfica expuesta, en complementos necesarios.

Las series y las fotografías nos transportan y llevan por la mayoría de los países que Toni Catany visitó. En todos ellos buscó series y elementos, que puestos uno tras otro le dan una significación universal. La exposición nos obliga a hacer diálogos donde el tiempo y el espacio es lo de menos. Así, un jarrón de flores del año 2008 en Venezuela, y otro fotografiado en 2013 en la Toscana, pueden convivir en un mismo espacio y en un mismo tiempo, regalándonos una nueva significación de aquellos elementos, que como decíamos nos hablan de su vida.

Ni que decir, que más allá de los elementos más simbólicos, de todos los significados que nos permiten extraer múltiples conclusiones gracias a la propuesta comisarial de Antoni Garau y Alain D’Hooghe, podemos destacar la calidad técnica y la investigación constante que tenía con la fotografía. Así, podemos encontrar series donde se mezclan, sin encontrar diferencias cualitativas, fotografías de estudio y de clics hechos en la calle; al mismo tiempo vemos como juega, cómo juega con los elementos técnicos y cómo estas diferentes técnicas, primero analógicas y después digitales, nos permiten entender cosas completamente diferentes.

Por otro lado, tenemos series que realmente permiten convertirnos en el mismo Toni Catany. Hablamos, por ejemplo, de una serie en la que nos muestra, desde una posición subjetiva, elementos artesanales (os suena?) de todo el mundo. Y nos lo muestra tal y como lo vio. Así, si un pañuelo sobre el que hay bisutería para vender está junto a un sobre de medicamento lanzado después de ser utilizado, así será retratado y expuesto.

Comenzamos hablando de la idea de la mediterránea. Como hemos dicho puede parecer muy contradictorio que este elemento dé nombre al artículo, ya que como hemos dicho y hemos ido destacando en todo momento, las fotografías son de todo el mundo. Pero el diálogo que aparece, las semejanzas de contenidos, las expresiones de las caras que nos dicen cosas muy parecidas sean de donde sean, nos llevan a terminar con una reflexión más global. Y es preguntarnos si al final, esa idea que tenemos de la mediterránea, no deja de ser la idea ideal y utópica de la sociedad y la cultura que no existe, literalmente, en ninguna parte del mundo, pero que al mismo tiempo la podemos encontrar y reconocer en cualquier lugar del mundo. La exposición “de ida y vuelta”, creemos, que nos intenta decir algo muy similar a esto.

Gabino Martinez Muñoz

Otros artículos surgidos de las visitas para bloggers organizadas por la Fundación Catalunya – La Pedrera:

La ironía de la Pedrera. #ElLissitzky

Flashback. Los mil y un objetivos de Leopoldo Pomés

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s