La ironía de la Pedrera. #ElLissitzky


Esta temporada de invierno Barcelona se presentaba más que interesante con varias exposiciones y actividades culturales; una de ellas es la muestra del vanguardista ruso El Lissitzky, uno de los menos conocidos del período y, quizás, de los más enigmáticos, que la Fundación Cataluña La Pedrera ha propuesto para el espacio temporal de la Casa Milá, La Pedrera, y que se puede visitar hasta el 18 de enero. Además, la Fundación ha organizado este pasado martes una visita guiada especial para bloggers, a la que hemos asistido!

df7bb-visiabloggi

Lo que llama la atención, primero de todo, es la divertida ironía o metáfora de la exposición; ya que, como buen vanguardista ruso, su obra -pensábamos a priori- es geométrica, paralelepípeda, y con muchas líneas rectas y formas puntiagudas, muy en la línea del suprematismo y constructivismo. Elemento que contrarresta muchísimo con las formas redondeadas, suaves y ondulantes de la obra de Gaudí. No obstante, esta ironía, de mezclar formas suaves y redondeadas con la obra recta y geométrica del artista no hace sino acentuar las diferentes características de las piezas de Lissitzky.

d5999-home2bnou_pilar2bdm
Reconstrucción de ‘El hombre nuevo’, a partir de los Prouns. Imagen: @eldadodelarte
Pero ¿quién es El Lissitzky y qué hacía? La exposición se subitula: la experiencia de la totalidad, y es a partir de aquí que queremos empezar. Para hablar de él y de su obra podríamos hacerlo comparándolo con sus piezas llamadas Proun, siendo estos modelos tridimensionales en plano; es decir, objetos de forma fabril y tridimensional pero expuestos en 2D, que representan los ideales de la modernidad y del hombre nuevo, a través de la ideología del primer comunismo, la de la Revolución de Octubre, como col · colectivistas y humanitaria. Además su estilo adscribe como un punto medio entre suprematismo y constructivismo, con una fuerte carga simbólica pero plenamente geometrizante y poliédrico, en tanto que él mismo también tiene una personalidad poliédrica que, como las diferentes caras de un cubo , experimenta con muchísimas disciplinas artísticas (como son la ilustración, diseño, museografía, arquitectura y fotografía, diseño gráfico, entre otros) pero en cambio de ideas muy humanas.
563c0-gratacel2bliss
ba7f9-gratacel2bhoritzontal
Proyecto Rascacielos Horizontal, c.1923

El Lissitzky tiene muchas obras que se pueden leer como auténticas metáforas de la URSS. Tomemos, por ejemplo, su proyecto de rascacielos horizontal. Ideológicamente estaba claro, competir con aquella verticalidad de EEUU, pero además, con un edificio que no sería por empresas privadas, sino para incluir dependencias públicas de la administración, y que encima, en lugar de un aparcamiento subterráneo, tendría una conexión directa con el Metro de Moscú. El antagonismo no podía ser más evidente. El proyecto, sin embargo, no pudo realizar nunca. Por aquellos años, antes de los famosos planes quinquenales, la URSS, no tenía el suficiente potencial industrial como para permitirse una obra de estas características. Y es que el ideal de la Revolución era demasiado prematuro para una Rusia que apenas salía del zarismo rural y analfabeto. Ese ideal no se podía implantar de golpe, pero si algo caracteriza a las revoluciones, son los cambios radicales.

Las contradicciones entre el proyecto y la realidad también dialogan en sus obras. Al mismo tiempo que te podía diseñar un teatro en el que hacía al espectador partícipe de la obra, donde no había diferencias claras entre los espacios que ocuparían los y las actrices y el de los y las espectadoras, ni entre lo que estaba el centro o arriba o abajo; te podía diseñar una tribuna para Lenin en la que se señalaba la épica del líder. En el fondo, el mismo diálogo entre el pragmatismo y el ideal, la realidad y la utopía, las reformas y la revolución.

PedreraDESTACADA
Espacio Proun, 1923. Reconstrcción del 1971. Imagen cedida

Entrar en su obra es una oportunidad que os invitamos a descubrir, y cuando decimos entrar, lo decimos literalmente, porque su propuesta es la del arte total, aunque siempre se definió, sólo como arquitecto. Construir sesión la exposición, porque para él, el auténtico comisario, y así lo constata su museografía, era cada uno.

Anuncis

2 pensaments sobre “La ironía de la Pedrera. #ElLissitzky

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s