Los anabaptistas de Münster y la reforma protestante (1534 – 1535)


Català

En el marco de la reforma protestante del siglo XVI surgieron los llamados grupos cristianos “anabaptistas” que predicaban la interpretación literal del Sermón de la montaña que pronunció Jesús de Nazaret delante de sus discípulos y una gran multitud.

Históricamente, los anabaptistas eran conocidos por rebautizar adultos que ya habían sido bautizados de pequeños para reafirmar su fe (este procedimiento era castigado con la pena de muerte ya en la Edad Media). Estos grupos también concebían la iglesia como fraternidad y la comunidad como elemento básico de ayuda mutua y de marco de plegaria.

Hoy en día encontramos aún más de dos millones de anabaptistas en diferentes denominaciones (amish, huteritas, menonitas, iglesia de los Hermanos, …) que conviven en la mayoría de casos con el resto de confesiones sin problemas, algunos más aislados que otros, pero no ha sido siempre así.

El movimiento anabaptista del siglo XVI fue considerado revolucionario y se prohibió en todo el Sacro Imperio Romano Germánico en 1529 pero como todo movimiento que se prohíbe, este no desapareció sino que simplemente se escondió y siguió operando en secreto.

Los anabaptistas creían que el mundo se acabaría pronto (¡oh sorpresa!) y que ellos podrían profetizar cuando eso exactamente pasaría. Solo esos que estuvieran bautizados podrían sobrevivir el apocalipsis en la llamada “Nueva Jerusalén” y reestablecer el reino de Dios allí. Tanto era su convencimiento que los anabaptistas holandeses, liderados por Jan Matthys y Jan van Leiden habían calculado que el fin del mundo llegaría no más tarde de la Semana Santa de 1534, tenían pues que darse prisa a bautizar y a encontrar la “Nueva Jerusalén” cuanto antes mejor.

Y aquí es donde aparece la ciudad de Münster (Alemania), el lugar escogido para ser la “Nueva Jerusalén”, y que sumaba una serie de características propias que facilitaron la expansión de la reforma protestante, sobre todo gracias a los mercaderes que venían de otras zonas del imperio, donde ésta ya había ganado la batalla ideológica, y al descontento de los ciudadanos locales en temas de gobierno. Hacia el 1524 el movimiento reformista estaba cogiendo la forma definitiva y la revolución campesina de 1525 significó la culminación de este descontento social general, que pedía mejoras económicas, sociales y de libertad religiosa.

Bernhard Knipperdolling, un comerciante de lana, se convirtió en el primer alcalde anabaptista de Münster con la ayuda de los gremios de la ciudad y juntamente con las directrices ideologicas protestantes de Bernhard Rothmann consiguieron tomar el control de las instituciones de la ciudad echando incluso a los magistrados luteranos.

Los anabaptistas holandeses, incluidos Matthys y van Leiden también se establecieron en la ciudad. Cuando el ayuntamiento finalmente estableció un decreto de tolerancia religiosa permitiendo el movimiento anabaptista y violando el decreto imperial de 1529, el arzobispo Franz von Waldeck, decretó el asedio de la ciudad.

Pronto se inició la ocupación de iglesias y monasterios, el baptismo adulto se hizo obligatorio y se empezaron las preparaciones para extender las creencias hacia otras áreas. Los muchos luteranos que tuvieron que irse fueron superados en número por anabaptistas y sus propiedades se compartieron con los pobres. Pronto llegó la proclamación de que todas las propiedades se tenían que mantener en común. Después de la muerte de Matthys durante el sitio, van Leiden se declaró líder religioso, rey (sucesor de David) y proclamó la poligamia, justificándolo con el antiguo Testamento y tomando él mismo a dieciséis esposas, no sin oposición de gran parte de la población.

Van Leiden intentó instaurar una teocracia y se convirtió en un líder autoritario. Después de un intento fallido de golpe de estado, él y sus seguidores decidieron que por mandato divino podían ejecutar ciudadanos sin juicio previo. Así la pena capital se convirtió en algo usual, sindo las víctimas en muchos casos mujeres. [1]

Muchos iconos e imágenes católicas de iglesias y monasterios fueron destruidas con lo que se conoce como iconoclasia.

El gobierno anabaptista se acabó el verano de 1535, una vez que las tropas del arzobispo tomaron el control de la ciudad, después de un sitio que había provocado mucha hambruna entre la población. Los cuerpos de los líderes anabaptistas torturados y ejecutados en la plaza del mercado, se exhibieron en jaulas de hierro colgadas en la iglesia de San Lamberti durante cincuenta años, donde aún se pueden ver (solo las jaulas). La ciudad de Münster volvió así a su fe anterior.

Rosa M. Torrademé

Bibliografía:

[1] https://www.thelocal.de/20180503/muenster-theocracy-history-anabaptists

[2] By Unknown author – http://www.annette-gymnasium.de/hosted/museum/html/body_die_taeufer_von_munster.html, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15226065

Imagen de portada:

Jan van Leiden bautizando a una chica. Detrás encontramos a dos lideres anabaptistas Bernhard Krechting (izquierda) y Bernhard Knipperdolling (derecha). Al fondo la torre de la iglesia de Ludger (Franz Bähr, 1840).

Enlaces de interés:

https://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=enc_munstera

Otros artículos de Rosa:

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s