La línea del arte efímero


Català

Hace poco estuvimos en Nueva York, ya hablaremos de ello más adelante, no os preocupéis. De las cosas que más nos gustó fue una vía verde que se encuentra en medio de la ciudad. Naturaleza e intervenciones artísticas: el High Line.

Ya sabéis que aquí al Cultius somos muy del continente y contenido, es decir, cuando tienen una relación especial el qué y el dónde. En este caso se reinventó la zona, que era una antigua vía elevada de tren, abandonada, vieja, y llena de malas hierbas; en el 2009 los vecinos quisieron frenar su demolición para hacer viviendas de lujo, para así adecuarlo como parque público. Actualmente, pues, es un parque lineal de 2,33km que va desde Hudson Yards hasta Chelsea (o al revés, claro), pasando por varias zonas en un paso elevado desde el que se pueden ver los rascacielos y las calles llenas de circulación.

El estilo lo copiaron del Coulée verte René-Dumont de París, donde a finales de los años ochenta convirtieron una vía ferroviaria en parque elevado.

Lo que es más interesante del proyecto es que en medio del recorrido podemos encontrar instalaciones de arte contemporáneo, así como edificios de grandes arquitectos o street art mientras paseas. Además tiene varios accesos que hacen que puedas bajar a la ciudad durante todo el recorrido e ir a comer, ver galerías y tiendas, etc.

Nosotros lo iniciamos desde Hudson Yards, un nuevo barrio residencial lleno de edificios altísimos y… ¡The Vessel! Se trata de una escultura-monumento semejante a un exoesqueleto o una especie de nave extraterrestre. Básicamente es un reclamo para crear especulación inmobiliaria, y la voluntad de hacer un barrio chic, de alto nivel; reestructurando una zona semi abandonada, para crear viviendas de lujo. Subir es gratuito, se debe reservar o acercarse a los trabajadores que verá debajo del monumento.

Aparte de las vistas del río y la arquitectura, mientras atraviesas el High Line puedes ver arte contemporáneo: instalaciones durante el recorrido. Actualmente encontramos En plein air, que estará hasta marzo de 2020, con la participación de varios artistas, a fin de crear obras que se entremezclen con la naturaleza del espacio. Se puede ver The Garlands (1982-2019) de Daniel Buren, con banderolas y una voz en off leyendo poemas en varios idiomas, o Silent Agitator de Ruth Ewan, que nos recuerda que cualquier hora es buena para hacer la revolución.

También encontraréis el LOVE de Robert Indiana, que vemos en muchas ciudades, y los turistas se hacen fotos, porque es así de colores Pop, y se ve muy bonito, pero detrás de ellas el artista quería reflexionar alrededor de la homosexualidad y el Sida en los años ochenta, así como la crítica social del falso sueño americano.

LOVE. Robert Indiana

Es un gran plan del domingo por la tarde, paseando con la (semi) tranquilidad de un espacio no tan concurrido como la Quinta Avenida. También es una buena opción para unir diversos espacios urbanos sin tener que coger metros, también encontrando algunas sorpresas, como hoteles de lujo y viviendas de los mejores arquitectos, como este edificio de la premiada Zaha Hadid.

Edificio de Zaha Hadid

En su web tienen más información y vídeos, por ejemplo sobre el proceso de creación de Brick House de Simone Leigh, situado en The Spur (el espolón), un saliente del recorrido en el que quieren poner obras monumentales.

Pues eso, que es una maravilla y ¡tenéis que ir!

Bonus I Dejamos algunas fotos del The Vessel porque es una preciosidad.

Bonus II Otras obras del High Line.

Guiomar Sánchez Pallarès

Otros artículos de Guiomar:

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s