El Nilo fluye hacia el norte


Català

El Nilo es un recurso literario.

Como es una afirmación demasiado contundente para empezar y no tengo claro si es correcto adjetivarlo como tal, poner todas las comillas que desee. Este recurso ha sido y es muy utilizado en la literatura, tanto el árabe como la occidental. En la literatura occidental, y muy especialmente el mundo egipcio clásico, ha situado esta corriente de agua en una idealización bucólica. Cuando decimos Nilo nos vienen a la cabeza una serie de imágenes. Seguramente, sin embargo, no nos viene a la cabeza la de un pueblo de Sudán, pero esto sería para hablar largamente en otro orden de cosas. En cualquier caso lo que hablaremos, justamente, es de una aldea sudanés en el que pasa la historia de la que queremos hablar, la del autor sudanés Tayeb Saleh y el libro Época de migración al norte.

A grandes rasgos podemos decir que nos encontramos ante la vida de dos hombres, alrededor de la cual se construye una historia, sobre todo es a partir de la obsesión de uno de ellos con la vida del otro. Ambos han vivido en occidente y se encuentran, de nuevo, en una aldea a orillas del Nilo en Sudán. La vida en occidente les ha cambiado tanto que el protagonista no recuerda a otro hasta muchos capítulos después de describirlo por primera vez, para él era otra persona, un desconocido, un recién llegado. En este sentido hablamos de complejidades tales como el poscolonialismo, la relación entre la antigua metrópoli y los nuevos países, y sobre todo cómo afecta esto a la psicología de la gente.

Y es en este contexto donde vemos como va apareciendo el Nilo durante todo el libro, es un personaje más (sabemos que hemos dicho hace un momento que el Nilo era un recurso, pero como también jugamos con la idea del Nilo como un todo, nos permite ir modelando el discurso sin entrar en masas contradicciones), así, el Nilo aparece en todos y cada uno de los capítulos, y en todos ellos nos dice cosas diferentes. Todas conocemos el papel que juega este río en la organización temporal y estacional, teniendo las épocas de crecida que para la agricultura son esenciales y en consecuencia para la ordenación del calendario de sus pueblos. Pero durante la narración aparecen Nils mucho más sugerentes.

24cc2385e1bc612064e1ae08790156df--the-pyramids-giza
Pirámides de Giza, David Roberts (1796-1864)

El Nilo migratorio o como símbolo de la migración: estamos en Sudán y el Nilo es el camino natural que lleva al norte. La primera estación es, de hecho, el Cairo, la ciudad, la capital por antonomasia del Nilo. Cada día, pues, tienen este elemento fluvial que los invita a ir hacia el Norte. También debemos entender norte, no como un elemento geográfico, claro, el norte, como hemos dicho, son muchas cosas.

El Nilo como símbolo de paz: obviamente, no es sólo un tópico, sino que también es un espacio que permite a los personajes templarse o incluso encontrar y buscar la paz. Hasta el punto de encontrar incluso el Nilo purificador: el agua, como el fuego, es recorriendo como elemento natural que purifica las cosas físicas (las limpieza), pero también las espirituales y psicológicas. Este río que purifica alcanza su máximo en el último capítulo, donde aparece, seguramente, el Nilo más místico. Obviamente, no desvelaremos los detalles, y menos del último capítulo, eso lo dejamos para su lectura.

El Nilo violento: la crecida es sinónimo de violencia, una violencia no sólo física sino también psíquica. En el fondo la crecida es la que dota a la tierra de los nutrientes y la fuerza necesaria para poder ser fértil y dar los frutos de la tierra, para luego poder dar las imágenes de paz y templanza de un río que tiene vegetación a su orilla. Así, la crecida más violenta de los últimos treinta años es la que desencadena uno de los hechos más fundamentales de la relación entre los dos personajes hombres protagonistas.

El Nilo erótico: la idea exótica sirve de arma de seducción. La seducción, el sexo, el uso de las mujeres es otro elemento destacable de la novela. Y en este caso la imagen occidental del Nilo, a la que nos hacíamos referencia al principio de la exposición, es clave para que el personaje espejo del protagonista pueda hacer uso (y no es un verbo utilizado a la ligera) de las mujeres .

En definitiva el Nilo puede decir una cosa y la contraria, es la magia y la riqueza de este personaje (y sí, le diremos personaje y no recurso). Es este personaje que se convierte casi protagonista una vez terminado el libro, porque siempre sale, incluso cuando no se hace referencia directa a él. El Nilo en la obra de Tayeb, un Nilo con muchos Nils, pero que ni mucho menos nos cuenta todos los Nilos que existen. ¿Nos explicas el tuyo?

Gabino Martinez Muñoz

Otros artículos de Gabino:

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s