Movimientos del arte


Català

¿Sabéis lo de los cuadros que te siguen con la mirada? En Tarragona tenemos la Medussa, un mosaico romano con la cara de este personaje, que te persigue al pasar con sus ojos tesselats. La Gioconda también lo hace; y tantos otros, porque era una de estas técnicas con las que los pintores daban vida sus poduccions. Podríamos hablar, pues, que desde hace muchos sefles algunos han buscado una interacción entre espectador y escena.

Tendremos que hacer un salto de varios siglos para plantarnos, ahora ya sin lugar a dudas, con el arte que buscaba directamente interpelar al público. No sólo sus ideales, sino hacerlo entrar -literalmente- en el juego. Hacerlo entrar en la creación artística a través de los ojos, de la mirada, de las distancias.

Es a partir de finales del siglo XIX cuando el arte cambia más radicalmente en cuanto a la forma de hacerlo y de concebirlo. En el anterior artículo hablábamos de Toulouse Lautrec y de cómo, a través de la publicidad y el cartelismo, experimentaba con la creación: descentrar la escena y nos dibujaba las gradas en primer término, dejando el espectáculo, la bailarina o la escenario en un segundo plano, casi sin aparecer. Es con la llegada de la fotografía, que puede retratar el mundo de una manera realista, que el artista comienza a querer ir más allá de la llanura percepción natural.

Nacerán las grandes vanguardias, el surrealismo y el Dadá. Romperán la separación entre categorías (pintura, escultura, etc.), mezclarán las técnicas y ensayar con los nuevos materiales, venidos directamente de la industrialización, y con los nuevos ideales sociopolíticos. Poco a poco el arte irá tornándose abstracto, puro, sencillo, directo. De ahí aparecería el minimal art y el Op Art (Optical Art), que con sus formas geométricas nos interpelan directamente y, en el caso de la exposición de la Pedrera, nos invitan a entrar. No es un simple juego, que también, sino que es toda una reflexión sobre los límites de las obras, se rompe toda barrera entre la persona que crea y la que admira la creación.

Los que nos leéis hace tiempo ya sabréis que somos fans de la Pedrera, de sus expos temporales. Suelen tratar el arte visual desde la fotografía, pero también desde la instalación. Esta vez, además, han jugado con la persepció y el movimiento, con obras de Op Art. Obras abiertas. Arte en movimiento, 1955-1975 hace un recorrido por lo mejor del arte cinético del segundo tercio del siglo XX.

 

 

Transformar el arte porque éste no sólo el podía mirar, también se podía (y había) tocar; experimentar. Según desde donde la mires, según cuando pases, según la luz que haya, es decir, el contexto, y uno mismo, forma parte del proceso creativo para que cada uno la observará de forma, porque éstas son cambiantes a las miradas y se personalizan para cada uno. Objetos que se relacionan con el espectador, obras que quedan inacabadas hasta que las vemos, las tocamos o sentimos -incluso caminando sobre ella, como Bariestesia (1974-1975) de Gianni Colombo.

Gianni Colombo. http://www.lapedrera.com

Pasar de espectadores pasivos sujetos activos de la obra. Adentrándose ahí. Por eso se pueden tocar, caminar sobre ella o, si nos quedamos quietos, ver los pequeños cambios que en desprende, o incluso, los cambios que alguien puede provocar en aquella escenificación artística. El artista cede los matices a cada espectador, al museógrafo que decidirá iluminar el espacio de una determinada manera o con una determinación concreta o casual, el técnico que decidirá el color de la moqueta…

Julio Le Parc, al fons

Tal como reza en la propia web de la Pedrera: El concepto de obra abierta, teorizado por Umberto Eco en 1962, es el de una obra múltiple y cambiante, un campo de infinitas posibilidades abierto a la interpretación de quien observa. La obra exige del observador su participación, e instaura una nueva relación de disfrute y de utilización del objeto artístico: el observador deviene así su coautor. La obra abierta es la metáfora de una nueva visión del mundo donde la realidad es sentida como inestable, ambigua y en perpetua mutación.

Gabino Martinez

Guiomar Sánchez

Otros artículos de la Pedrera

Otros artículos conjuntos de Gabino y Guiomar

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s