Negra y de denuncia. Samuele Arba


Català

¡Atentos, atentos! ¡Que viene Sant Jordi (El día del Libro)! Uno de los días más preciosos del año, y nosotros intentamos traer cada abril un artículo especial dedicado a la Literatura. Hace muchos años, en 2013, hablábamos de la muerte de Bigas Luna, y de la literatura y el cine. En 2014 reflexionábamos sobre los best-sellers, y en 2015 de la presentación del libro de Mariátegui; en 2016 entrevistábamos un escritor de novela negra, y el año pasado íbamos juntos hacia el Museo de los Escritores de Dublín. Este año también traemos una entrevista. A un escritor. De novela negra. ¡Qué casualidad! Pero uno del otro no tienen nada que ver. Os presentamos Samuele Arba

Nos encontramos en la Plaça de la Font, subimos la Calle Mayor hasta el Dibà. La Catedral al fondo, y muchos camiones alrededor transportando bebidas para los bares de la Parte Alta. Muy tarraconense todo, y el libro, también.

J. P. Pablowski es una novela negra ambientada en Tarragona. Aparecen las calles de la ciudad, barrios y transportes. ¿Pero por que Tarragona? En lugar de, sencillamente, no citar ningún punto concreto y hacerlo en una ciudad imaginaria.

Porque vivo aquí, principalmente. Soy de Cerdeña y en 2005 me vine a vivir. Quizás no lo conozco demasiado pero diría que no hay demasiadas novelas ambientadas en Tarragona, o hay, pero son sobre todo novela histórica; y me apetecía mucho hablar de esta ciudad. Como Pepe Rubianes, que decía que era galaico-catalán, yo me siento sardo-catalán, y creo que era algo que le debía a la ciudad.

Presentación a la Llibreria de la Rambla. 12 de abril.

La novela. Hay dos personajes principales: Sal, un joven ya no tan joven en plena crisis de trabajo, dentro de la crisis en la que estamos sumidos como país; y Pablowski, detective privado con un pasado un poco oscuro.

Quería describir el mundo de la mentira, de la crisis, la burbuja inmobiliaria, y del derecho a tener vivienda. Sal como personaje en crisis. Primero surgió este mini relato y lo dejé en un cajón. Más tarde, como miembro del club de lectura de novela negra de Altafulla, estaba leyendo este tipo de libros y pensé que estaría bien que este relato se completara con un texto noir.

No se trata de un libro lineal. Hay cambios de personajes, de tipo de narrador, etc. No es cronológico sino que cada capítulo es una pieza de un rompecabezas que vamos juntando al cerebro.

Exacto. Vamos viendo flashbacks y escenas de los dos protagonistas.

Además, podríamos decir que los dos personajes no son protagonistas a la vez. Primero lo es uno y luego el otro. Comienza siendo Sal y luego va difuminándose. 

Sí. El libro se divide en dos partes. El foco de la narración pasa de un personaje a otro. La figura de Sal es la metáfora de que una mala decisión puede hundirte aún más. Él se encuentra, de repente, liado sin querer en un negocio sucio, y sólo puede dejarse llevar. Esto también se nota en la narración. En este sentido pienso mucho en lo que decía Grazia Deledda, en Canne al vento (Cañas al viento): “somos como cañas cuando el viento sopla, sólo podemos movernos según lo que el viento [destino] decida”. Es una escritora sarda que en 1926 fue la primera mujer italiana en obtener el Premio Novel de Literatura. Aquí es poco conocida pero la comparan mucho con Victor Català, en eso de hablar de temas sociales y de los problemas de las mujeres de aquel tiempo.

Ahora que hablas de Deledda, ¿Qué referentes tienes, de dónde bebes? Tanto en la novela como en el género poético y musical, que luego hablaremos.

Bukowski siempre. Jim Morrison, la parte poética. Era conocido como Jim en el ambiente musical, pero usaba su nombre real, James Douglas Morrison, para los poemas. También leo mucho los clásicos españoles: Lorca y Machado, y cantantes italianos como Fabrizio di André, que se escuchaba en casa cuando era muy pequeño. Crecí con sus canciones, es el referente más cercano que tengo. Además vivió en Cerdeña y tiene una historia intensa con mi isla.

En cuanto al final. ¡No lo diremos! Pero podemos anunciar que es abierto y deja pie a una segunda parte. ¿Puede ser?

Me gustaría hacer una segunda parte, sí. Ambientada en Argentina. Pablowski tiene un pasado misterioso que se empieza a contar en el final. De hecho el pasado oscuro de Pablowski es una historia real, de una persona que conocí.

¡Volvamos atrás! Esta es tu primera novela, pero tienes detrás de ti un largo camino como poeta y cantautor. ¿Cómo surge todo esto?

Desde que tengo recuerdos siempre he escrito. Cuentos, canciones, etc. Sobre todo canciones por influencia de Fabrizio di André, figura mística casi, para mí y para muchas personas de mi generación.

También por necesidad. Hay una frase en mi web, que engloba lo que pienso: “Los escritos son efectos colaterales de un remedio para los males del alma llamado escribir”. Yo personalmente paso de psicólogos y todo eso y me sumerjo en la escritura.

Un rollo catárquico. 

Sí, para mí es la manera de dar respuesta a inquietudes propias del ser humano. Escribo para sanarme los males del alma, la inquietud ante la vida.

También escribí teatro. Yo soy yo. Se estrenó en el Teatro Magatzem, en el Espacio Kesse, en Reus y en Barcelona, en 2012. Era teatro-canción, un género que inventó el italiano Giorgio Gaber. Mezclaba monólogos teatrales con canción de autor. Hacía espectáculo de denuncia social. El guión que escribí habla de un parado que consigue trabajo, y la aventura del mundo laboral.

¿Y como empiezas, en Tarragona?

Entonces llego aquí en 2005 y comienzo a conocer gente puesta en el mundo de la cultura y vi que se podían hacer cosas, que no era un espejismo, algo reservado a los más reputados y consolidados, y saqué una maqueta que presentamos en el bar Quim, de la Plaza de la Font. A partir de allí continué con más posibilidades de publicar, tocar, hacer cosas.

Siguiendo con esto, el mundo cultural aquí en Taragona. ¿C´ómo lo ves?

Dicen que Tarragona está muerta. ¡Pero es que lo comparamos con Barcelona! No se puede hacer porque son dos contextos muy diferentes. Desde mi percepción sí se hacen cosas, pero también tendemos a querer más y más. Eso sí, tal vez la mayoría de las cosas surgen por iniciativas particulares o colectivos más que por parte del Ayuntamiento. Aunque cada vez hay más cosas. Recientemente han reabierto el Teatret del Serrallo, por ejemplo, es una buena noticia tanto cultural como urbanísticamente.

 

Muy buena noticia, sí. Muchas gracias Samuele, esperamos que esta sea la primera de muchas historias. Mañana jueves 19 a las 19: 30h presenta la novela en la librería Araceli de Reus. Y por Sant Jordi lo encontraréis firmando libros, también.

Guiomar Sánchez Pallarès

 

Otras entrevistas de Guiomar

 

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s