Nino. Ideas e organización desde la prisión


Català

Peppina Marcias, una mujer humilde de Cerdeña, recibía las cartas que uno de sus siete hijos le escribía desde la cárcel. El 8 de marzo de 1934 Nino le decía por escrito a su madre que la abrazaba con todo su afecto. Ella había muerto el 30 de diciembre de 1932 pero esto no convirtió el abrazo afectuoso de Gramsci en ninguna mentira, sino en una verdad que, como todas, es revolucionaria. Madre e hijo se abrazan cada vez que la lectora o el lector se atreve a entrar en un mundo de intimidad, dolor y ternura. La muerte no evitó que el dirigente comunista abrazara a su madre de la misma manera que el fascismo no consiguió desactivar el pensamiento de aquel hombre bajito y jorobado.

Antonio Gramsci, el cuarto hijo de Peppina y Franceso, nació en Ales, un pequeño municipio del centro de Cerdeña, el 22 de enero de 1891. La familia vivió durante mucho tiempo en condiciones prácticamente de miseria, especialmente entre 1898 y 1904, años durante los que Francesco fue a la cárcel acusado de irregularidades administrativas. Antonio, o Nino, era un estudiante brillante y combinaba las clases con el trabajo que compartía con su hermano mayor, Gennaro, el catastro de Ghilarza. Fue precisamente él quien envió al joven Nino de sólo trece años las que serían sus primeras lecturas de prensa socialista. Años después los dos hermanos vivirían en la capital de Cerdeña, Cagliari, donde el mayor trabajaba en una fábrica de hielo y Nino estudiaba, fueron años de mucha pobreza, reclusión y hambre para ambos.

Antonio Gramsci. Ilustración de Ricardo Figueroa. Fuente: http://www.insurgenciamagisterial.com

A los veinte años, instalado en Turín gracias a una (escasísima) beca, el joven sardo comenzaba sus estudios universitarios de Filología Moderna. Antes de ir a estudiar en el continente ya había mostrado interés por el movimiento anticlerical y el socialismo campesino sardo, y fue a finales de 1912 que, finalmente, Gramsci ingresó en el Partido Socialista Italiano. Gramsci desarrolló una gran labor como joven militante socialista. En agosto de 1917 pasa a ser miembro del Comité provisional del PSI y director de Il Grido del Popolo, publicación socialista que se convertiría al año siguiente en Avanti, el órgano del PSI. Más adelante, continuando con su labor de redactor, Gramsci fundó con otros compañeros L’Ordine Nuovo, publicación que suscitaría y conduciría los debates en todo el movimiento obrero, político y sindical italiano. El número del Ordine Nuovo de antes del Congreso de 1921 del PSI (el de la escisión) incluía un programa-manifiesto comunista por el Partido. Tras la escisión, y bajo la dirección de Gramsci, la publicación pasaría a ser el órgano del Partido Comunista de Italia, que se fundó el 21 de enero de 1921.

Gramsci continuaría su labor de militante y dirigente del PCI durante los siguientes años. Fue elegido diputado por Venecia en las elecciones del 6 de abril de 1923. Su actividad política, que se veía condicionada por sus múltiples viajes (en Austria; en la URSS, donde conocería Yulca, su mujer, con quien tendría dos hijos, Delio y Giuliano, en Francia …) y por su constante estado delicado de salud, se vio truncada cuando fue detenido el miércoles 8 de noviembre de 1926 e ingresó en la cárcel romana de Regina Coeli en régimen de incomunicación, tres días después de que el gobierno fascista encabezado por Benito Mussolini suspendiera las garantías constitucionales y disolviera los partidos políticos italianos. A principios de ese mismo año se había celebrado en Lyon el tercer congreso del Partido Comunista de Italia donde Gramsci había sido elegido secretario general del Partido.

El teórico marxista, filósofo, pedagogo, periodista, filólogo, escritor y político italiano murió a las 4 de la tarde del 27 de abril de 1937, después de haber pasado once años en la cárcel. Aunque el objetivo del régimen fascista era silenciar Gramsci, el pensador continuó con su labor desde las celdas italianas. Los cuadernos de la cárcel, y también las cartas que dirigió a su familia y compañeros de partido, son aún ahora una pieza fundamental del pensamiento de izquierdas en Europa. Poniendo el foco en la organización y dando a la participación en la sociedad una base humanística y cultural, Gramsci se enfrentaba a través de la escritura a su cautiverio. La añoranza y la lucidez se entrelazan, se alían con la astucia para evitar la censura fascista y se convierten en reflexión, propuesta y análisis de la realidad.

Para terminar os dejamos con unas líneas que escribió Pier Paolo Pasolini cuando visitó la tumba de Gramsci.

Le ceneri di Gramsci (Nota de PPP: Gramsci está enterrado en una pequeña tumba del Cementerio Protestante, entre Porta San Paolo y el Testaccio, no muy lejos de la tumba de Shelley. Sobre el cipo se pueden leer estas pocas palabras: Cinera Gramsci, y las fechas)

El fragmento que destaco es:

[…]
Li tu stai, bandito e con dura eleganza non cattolica, elencato tra estranei

morti: le ceneri di Gramsci… Tra speranza
e vecchia sfiducuia, ti accosti, capitato
per caso in questa magra serra, innanzi

alla tua tomba, al tuo spirito restato
quaggiú tra questi liberi. (O è qualcosa di diverso, forse, di piú estasiato

e anche di piú umile, ebbra simbiosi
d’adolescente di sesso con morte…)[…]

 

Wikimedia Commons

Traducción:
[…] Allí estás tú, con dura elegancia no católica
desterrado en una lista entre extranjeros

muertos: Las cenizas de Gramsci… Entre esperanza
y desconfianza vieja me acerco a ti, me lleva
la casualidad por este estrecho sendero

delante de tu tumba, de tu espíritu
permanecido aquí abajo entre estos libres.
(O es algo distinto, acaso más extasiado

e incluso más humilde, ebria simbiosis
de adolescentes de sexo cob muerte…) […]

Cinta González Sentís

Aprovechamos para deciros que si os interesa Gramsci podéis venir este viernes 16 de marzo a las 19h a la librería La Capona de Tarragona, que Cinta, colaboradora y amiga del Cultius, hablará más y mejor sobre su vida y obra, y se presentará el libro de cuentos que escribía para su hijo desde la cárcel; edición a cargo de Marcello Belotti y con ilustraciones de Claudio Stassi. Nosotros colaboramos con una lectura de cuentos. Os esperamos!

*Portada: Gramsci. Fuente: http://www.publico.es

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s