Lisboa en 48 horas


Català

Portugal, ese país pequeñito al lado del Atlántico. Bueno, tampoco es tan pequeño comparado con otros estados europeos… ¡como Andorra! Hoy os traemos un pequeño recopilatorio de sitios, espacios y museos que se pueden visitar si hacéis una escapadita a Lisboa, sobretodo ahora que se hará allí Eurovisión. ¡Qué nervios!

Lo primero que se debe hacer cuando uno va a Lisboa es entrar. Y no hay manera de hacerlo más majestuosa que hacerlo que por uno de los dos puentes que cruzan el Tajo. El gran Vasco da Gama, construido para la Expo Universal de 1998. Es el puente más largo de Europa, con 12,3km. El otro es el 25 de Abril, en conmemoración de la Revolución de los Claveles de 1974, cuando se puso fin a la dictadura de Salazar.

Una vez en Lisboa hay muchísimas cosas por hacer. Es una ciudad llena de encantos, de callejuelas por donde perderse y de monumentos. Es de esas ciudades que se diría sucia, pero de suciedad bonita, tipo Roma o Nápoles, un Wabi-Sabi (palabro que se ha puesto de moda últimamente, es japonés y vendria a significar “la belleza de la imperfección” de las cosas antiguas, etc).

De todos los barrios de Lisboa, los que más visitas reciben son los del casco antiguo, que son cuatro: Baixo, Chiado, Rossio y la Alfama. En un principio puede parecer que sería imposible verlos todos, pero de ninguna manera, cada barrio tiene pocas calles y en un día puedes ver la mayoría de lugares. ¡Vamos!

 

Día 1. Barrios portuarios

Es una ciudad portuaria, enclave marítimo que le da unas características específicas. La planta de la ciudad, como unos arcos, ha ido creciendo desde la costa hasta el interior, por lo que bajando al puerto nos encontraremos en el centro neurálgico y turístico de la ciudad.

Sede de los lusos, conquistados por los romanos, bla, bla, bla, ya lo miraréis en la Wikipedia. Lo más característico de la ciudad, sin embargo, es el terremoto que hubo en 1755 que incendió la ciudad, a través del que se formó un tsunami que acabó de formar el desastre. Era un domingo al mediodía, y la gente estaba a misa. Casi ningún edificio quedó en pie, y sobrevivieron únicamente los que se encontraban en las calles en ese momento. La población de Lisboa descendió a la mitad prácticamente. Es por ello que todos los edificios son del siglo XVIII en adelante. Neoclasicismo y mucho monumento a las colonias, que no perdieron hasta los años sesenta del siglo XX, y por eso las tienen todavía muy presentes.

Lo mejor para empezar el día es ir a alguna de las cafeterías y tomar un café y pastas, Portugal tiene una variedad de dulces buenísimos.

Café: A ver, como siempre cuando sales fuera el tema de pedir café es un poco complicado. A nosotros, concretamente, al pasar la frontera, nos dijeron que “cortado” se decía “cortado”. ¡Y no! Íbamos diciéndolo y nos tomaban por guiris total… Luego vimos que estaba el Galão, un tipo de café con leche, y el Pingu, café con leche pequeño. Si os hace gracia profundizar en el tema de los cafés os recomendamos este post.

Mosterio do Carmo

El monasterio del Carmen es la imagen viviente del desastroso terremoto que convirtió la ciudad en la mitad, arrasada por el Atlántico. Sin techo, fascina por esta magnificencia del tiempo que aún se respira. Actualmente es la sede del Museo Arqueológico.

Podéis pasear por las callejuelas, ir a la (Catedral), encontraros sin previo aviso con librerías, anticuarios y galerías, y plazas con los típicos quioscos-cafetería para tomar un café al sol. Os recomendamos que, antes de ir hacia la Plaza del Comercio (Praça do Comércio), busquéis una pequeña bodeguita que ni siquiera tiene para sentarse, sólo es la barra: se llama A Ginjinha. Allí sirven la Ginja o Ginjinha, un licor de cereza así dulzón que es típico del país.

 

Museu Nacional d’Arte Contemporãnea do Chiado

Paseando, paseando, id hacia el barrio del Chiado, y os encontraréis con en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo do Chiado (el MNAC, jeje), un centro de arte que tiene dos sedes y dos entradas, en dos calles adyacentes, pero que por dentro está interconectado. Se encuentra por una de las callejuelas que desemboca en el río. Se hacen muestras temporales y a nosotros nos fascinó ‘Género na arte. Corpo, sexualidade, identidade, resistencia’ aquí.

 

Castelo do São Jorge

Por la tarde, podéis ir al Castillo de San Jorge, que se encuentra en una colina y desde donde se puede ver toda Lisboa, además si es al atardecer la postal no podrá quedar mejor. Ir hasta allí se puede hacer de dos maneras: hacer el guiri y coger el tranvía 28, que es más caro y es el lugar donde más robos hay de la ciudad, pero es de los más antiguos y tiene el encanto de la historia. .. o el tranvía normal/autobús.

 

Día 2 – Belem

Otra de las zonas interesantes de Lisboa se encuentra un poco lejos si se va caminando -ya sabéis que aquí somos muy de andar! Alejado del centro y expandido hacia el oeste, donde el Tajo desemboca en el Atlántico, encontramos el barrio de Belem, hoy día convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de la ciudad.

Para llegar es muy fácil y sólo hay que coger el tranvía 15 que te deja justo en la puerta de una de las pastelerías más antiguas de Belem, y más famosas por el pasteis de Belem (o pastel de nata). ¡Riquisísímo!

 

¡Aclaramiento gourmet! Por toda Lisboa y por todo Portugal encontraréis los pasteles de nata, que son como una crema de churro… bueno, que están riquísimos, y se hacen por todas partes, lo que pasa es que en Belem es donde tiene la fama. Si los pedís hay que decir “pasteis de nata”, menos en Belem, que es “pasteis de Belem” (aunque es lo mismo). A mi me miraron fatal por decir “de nata”, jeje

En cuanto a los transportes hay que decir que la red de buses, tranvías y metro va muy bien, de hecho hay unos pases diarios que valen unos 6 € con los que puedes ir todo el día arriba y abajo, de los de 24h. A nosotros nos pasó que nos creímos los más listos del mundo madrugando para ir a Belem y así aprovechar el 24h, pero hay que pensar en los transbordos, y que a veces tarda un poco en llegar el tranvía, o hay muchísima gente que quiere ir y dejan unos cuantos en el sitio. Nosotros íbamos con el tiempo bien calculado y al final tuvimos que pagar el último transbordo porque ya habían pasado las 24h. ¡Auch!

 

Una vez llegados a Belem… ¿qué? Hay varios monumentos para visitar:

La Torre de Belem y el Monumento al Descubrimiento son lo más conocido del barrio. Se encuentran justo en el paseo marítimo. También encontraréis la Catedral y el Monasterio de los Jerónimos, y el Museo Berardo de arte contemporáneo. Aparte de esto el barrio tiene algunos restaurantes y pastelerías, pero no mucho más, y os recomendamos que os llevéis picnic porque hay un parque muy acogedor delante del mar. ¡Siempre atentos a que las gaviotas no os roben la comida!

 

Igreja y Mostero dos Jerónimos

El acceso a la iglesia es gratuito, y por unos 5€ se puede acceder al Claustro y al Monasterio, que tiene una parte destinada a Museo Arqueológico. Es de estilo Manuelino, que quiere decir Neogótico (regreso al gótico que hubo al XIX) con Renacimiento. Muy loco pero muy bonito. De este monumento se podría hacer un artículo entero, así que de momento no decimos nada más, ¡y pronto haremos un exclusivo de él!

 

Museu Berardo

El otro espacio de Belem que se merece artículo propio es el Museo Colección Berardo, centro de arte contemporáneo que, desde 2007, muestra una exposición permanente de grandes clásicos contemporáneos como podrían ser Picassos, Miró o Calders, con exposiciones temporales. La cafetería también, preciosa. Lo dejamos aquí porque también nos morimos de ganas de hacer un artículo concreto para él. ¡Pero id, id, id!

En teoría la visita a Belem podría llevar sólo la mañana, pero lo que hay que hacer es impregnarse también es de este aire mediterráneo (a pesar de ser atlánticos) de la ciudad. Pasear con calma, parar a hacer el café, tomar un vinito, o dos

 

Guiomar Sánchez Pallarès

Ootrs artículos de Guiomar

Otros artículos de viajes

 

Anuncis

4 pensaments sobre “Lisboa en 48 horas

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s