100 años de alabastro en Sarral


Català

La relación entre Sarral y el alabastro viene de lejos. Tradicionalmente se ha citado la época romana como punto de inicio de las extracciones de yeso y alabastro para proveer la ciudad de Tarraco. A pesar de que en la tradición popular no consta, existen pruebas documentales de esta explotación.

Durante la Edad Media Sarral utilizó sus canteras para la realización de yeso. En 1180 esta documentada su explotación. Desde el siglo XII y hasta entrado el siglo XV se continuó usando el yeso de Sarral para la construcción de edificios.

No es hasta la primavera mediado siglo XVI, más concretamente en 1527, cuando Damià Forment (València, c.1480 – Santo Domingo de la Calzada, 1540) inició la extracción de alabastro en Sarral con finalidades artísticas. En este material, Forment realizó el retablo mayor de la iglesia del Reial Monestir de Santa Maria de Poblet.

ajunt_1

Autores como Gil de Medina (s. XVI), primer escultor establecido en Sarral con su taller, Martín Díez de Liatzasolo (Alkiza, Guipúscoa, c.1500 – Barcelona, 1583), las familias Bonifàs, Grau y Espinalt (estos últimos dedicados a la comercialización y elaboración de escultura de alabastro) son algunos de los ejemplos de artistas relacionados con Sarral y el alabastro durante los siglos XVI, XVII, XVIII y las primeras décadas del siglo XIX.

Durante el siglo XIX son conocidas las extracciones de piedra de Sarral para realizar grandes construcciones, pero no con el alabastro sino con el yeso. Precisamente uno de estos cargamentos de yeso es el que encontró un francés, Maurice Raud, y un italiano, Victor Arcangioli, en la estación de Francia de Barcelona.

Raud y Arcangioli se iban de sus respectivos países huyendo de la Primera Guerra Mundial. Embarcados en un barco rumbo a Nueva York abandonan la empresa en Cádiz desde donde viajaron hasta Barcelona. En esta ciudad se fijaron en un cargamento de alabastro, usado para hacer yeso, en un tren y decidieron preguntar por su procedencia, hecho que les llevó hasta Montblanc y posteriormente a Sarral, donde se establecieron.

ajunt_2

Crearon el primer taller de alabastro moderno el mismo 1917, conjuntamente con un empresario local. Iniciaron, también, la explotación de nuevas canteras y crearon lazos comerciales con diferentes interlocutores. Aún así, la sociedad no prosperó y antes de 1920 ya estaba cerrada. A pesar de este mal inicio, Raud y Arcangioli abrieron otros talleres, que a diferentes niveles, consiguieron prosperar. La presencia sarralenca en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 y la presentación de nuevos diseños, justamente con una profesionalización de trabajadores y la llegada de nuevos escultores a Sarral reavivaron la llama de alabastro.

La llegada de la Guerra Civil española (1936-1939) no truncó especialmente la creación de productos de alabastro. Solo se pararon los talleres durante la segunda mitad del 1938 y primeros meses de 1939, produciéndose el hecho contrario a otras industrias próximas. La destrucción de gran parte del patrimonio artístico y cultural de muchas iglesias provocó que el alabastro de Sarral fuera escogido por muchos artistas para la creación de nuevos retablos y la restauración y recuperación de muchos otros. Esta situación, sumada a una buena acogida en el mercado nacional y estatal de las novedades en decoración presentadas por los talleres e industrias sarralencas incitaron a la creación de nuevos talleres.

Un total de 20 talleres y unos 500 trabajadores fueron el cielo que ocupaba Sarral durante las décadas de los 60, 70 y 80. Durante este período se inició el proceso para trabajar en Sarral pero con piedra de alabastro procedente de otras localidades.

ajunt_3

La crisis económica de los años 90, la no evolución en el diseño y presentación del producto, sumado a la falta de innovación en el sector, provocaron un descenso y la desaparición de muchas de las industrias surgidas a lo largo del siglo XX. La llegada del siglo XXI marca una necesaria renovación del sector. Nuevas oportunidades comerciales, un trabajo más preciso, un diseño innovador y nuevas aplicaciones para un mineral que ha dado fama internacional a Sarral.

Este año 2017 y durante parte de 2018 Sarral quiere conmemorar los 100 años de la llegada de Raud y Arcangioli y la apertura del primer taller moderno de alabastro. Gracias a ellos dos Sarral resulta una de las poblaciones más industrializadas de la comarca, con una larga tradición agrícola pero con una industrialización muy importante, como demuestra este centenario, ya a principios de siglo XX.

Fotos cedidas por el Ayuntamiento de Sarral

Damià Amorós i Albareda, comissari de 2017 Any Albastre Sarral

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s