El dolor heredado. Julieta Olaso


Català

Hace unas semanas hablamos con Julieta Olaso, doctora en antropología, con su primer libro en las manos: un ensayo que surge de su tesis doctoral La represión y las luchas por la memoria en Argentina y España (Ed. Catarata) donde habla de la memoria histórica, las fosas comunes y, sobre todo, el elemento más humano en las víctimas y los familiares que buscaron y abrieron nuevas vías para luchar contra el silencio. Os traemos la entrevista.

Nos encontramos en Tarragona, Marqués de Montoliu, una calle que hace -bastante- subida. Llevamos el libro en las manos, y una cerveza y una pizza, también.

Le queremos preguntar por el libro, por las motivaciones, la memoria histórica y como ella, que es argentina, vive esta cultura nuestra en la que abrir fosas está casi condenado. Julieta Olaso, en su tesis doctoral, crea una comparativa entre España y Argentina, dos países que tuvieron dictaduras y desaparecidos, pero con una política de re-abrimiento de fosas, de perdón y/o rendimiento muy diferentes.

Una comparativa de dos conflictos a lado y lado del océano.

Julieta, concretamente, empezó con la búsqueda del abuelo de su marido, muerto durante la represión franquista, como una especie de obligación moral. A partir de ahí empezó a idear su tesis. Como Argentina que había investigado la memoria histórica argentina, le sorprendió muchísimo que aquí no se hiciera casi nada, que el estado lo paralizara, que las familias afectadas no hablaran.

“Nadie le había contado. Este silencio heredado. Yo, que venía del proceso argentino, me chocó que nadie aquí buscara nada. Como nietos pedíamos informes y yo buscaba direcciones, pero nada daba frutos. Apareció un cementerio clandestino en Navarra con anotaciones de las víctimas, y empezamos a romper el silenciamento en la familia.”

Julieta nos dice que en España hablamos del silenciamiento, el olvido, el perdón com herramienta política, com una estructura de estado. A partir de aquí podemos hablar de la memoria histórica como herramienta para devolver la memoria y reescribir la historia oficial. En España los hijos directos de la guerra eran silenciados, era un silencio familiar, un dolor heredado -hijos de la generación vencida; en este sentido la tercera generación, más alejada y politizada, es la que ha empezado a buscar las respuestas. La organización y la lucha por la memoria en España ha venido con 70 años de retardo.

El pasado es intocable, hay que mirar al futuro” la desacreditación era -y todavía hoy- la herramienta de estado para paliar estas iniciativas. Ser llamados antiespañolistas, de querer “reabrir heridas”. Según dice: “Los poderes fácticos no quieren que eso se toque, al ser intocable se necesitan gases pralizantes: ustedes son seniles, están revolviendo la mierda, hay que mirar al futuro, cuesta mucho dinero… respuestas para desacreditar aquel que quiere buscar algún familiar. Pero somos pasado y presente, no futuro.” El argumento en estos casos es siempre el “bien común“, el país, mirar adelante. Lo que esta claro es que no es que no haya una voluntad para hacerlo, hay una voluntad para que no se haga.

En Argentina, en cambio, comienza cuando aún no había terminado la dictadura de Videla, tratándose de un conflicto de género, más que generacional como ocurre en España. Las mujeres salieron a la Plaza de Mayo a manifestarse, querían saber dónde estaban sus hijos, maridos, hermanos… En este punto encontraron un resquicio por donde reivindicar el retorno de esta memoria humana. En Argentina los movimentos sociales presionaron para que el estado asumiera sus responsabilidades, con juicios e investigación, incluso con homenajes y ayudas.

Las madres argentinas encontraron una grieta desde el machismo de los militares. Aquí no, si una mujer se salía la violaban, rapaban… era repudiada por su sociedad. No eran transgresoras, eran pobres viejas. Si era hombre lo mataban directamente.

 

 

En España el perdón era política de estado. El perdón de los vencidos hacia los vencedores, no al revés. “Reconciliación” del vencido con el poder. En Argentina, en cambio, fueron los movimientos sociales los que hacían tambalear el sistema, cerca aún de la dictadura.

Imagen de la presentación del libro en la Llibreria de la Rambla, Tarragona

La metodología utilizada ha sido básicamente la cualitativa y la comparación de los dos conflictos y de las dos sociedades, de cómo éstas han respondido al terror y al silencio. Lo hace a partir de entrevistas a testigos, con un alto contenido emocional, ya que las vivencias comentadas pueden herir alguna sensibilidad; y búsqueda directa en las fosas. Estamos hablando, en este caso, de miles de fosas: alrededor de 114.000 personas con nombres y apellidos.

Para extraer los cuerpos, identificarlos, localizar espacios, etc. hablamos sobre todo de voluntariado. Familias y organismos humanitarios, ONG, etc. Así como también equipos de antropología forense y otras asociaciones, pero poco por parte del estado.

Le hemos preguntado, también por las políticas de reconciliación en ambos países. “En España el perdón fue política de estado obligatoria para los vencidos, aunque ningún actor de la represión pidió perdón. El perdón se pide, no se da. Se crea una grieta irreconciliable. Argentina, en cambio, no olvida, ni perdona, ni reconcilia. Justicia social con escraches en contra de los represores -algo que en España ni nos podemos imaginar, en lugar de ese silenciamiento durante décadas, aquí.”

Es difícil, hay trabas, es triste. Nos dice: “Es duro pero hay que hacerlo para crear una sociedad del futuro. Para que te den palos y te traten mal, a veces, pero si no se escribe la historia ¿adonde vamos? Siempre la escriben los ganadores, es obligación moral. No hay negociación, de ninguna clase.” 

El día que deje de conmoverme, lo dejo.

 

Guiomar Sánchez Pallarès

Otros artículos de Guiomar

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s