Luis II de Baviera y los cuentos de hadas – Parte I –


Català English

El bello príncipe, valiente y honesto, con sentido del deber y del honor, ese que aparece cuando las cosas van mal para salvar princesas indefensas de los peligros más inverosímiles. Sí, ese que es capaz de matar bestias y de despertar mujeres que hace muchos años que duermen (extrañamente) sin envejecer. Ya lo dicen ya que la realidad supera la ficción, y que esta siempre acaba siendo filtrada por la moral y las circunstancias de poder del momento.

En el artículo de esta semana os presentamos la figura del rey Luis II de Baviera, también conocido con el sobrenombre de rey loco o Kini (forma afectuosa para rey, König en alemán). Un rey desenfrenado y soñador que sirvió de inspiración para crear la figura tan extendida hoy en día de príncipe de cuento de hadas.

De_20_jarige_Ludwig_II_in_kroningsmantel_door_Ferdinand_von_Piloty_1865
Luis II de Baviera a los 20 años. Pintura de Ferdinand von Piloty, 1865

Kini nació en un bonito palacete de veraneo dedicado a las ninfas, hoy parte de la ciudad de Múnich, el 25 de agosto de 1845. Para que nos situemos un poco en el momento histórico, aquí van unos cuantos hechos del mismo año: en España tenemos a al futura reina Isabel II con 15 años y a su tio, Carlos María Isidro de Borbón reinando. Irlanda sufre una crisis de hambruna debida a una mala cosecha de patatas que provoca la muerta a más de un millón de personas. Más de dos millones de europeos emigran a norte América para empezar una nueva vida. [1] Culturalmente nos encontramos en el momento de más plenitud de la pintura románica, con genios como ugène Delacroix, J.M.W. Turner, John Constable, Carl Spitzweg o Goya [2] trabajando en obras que pasarán a la história.

392_sissi_ludwig
Lluís II de Baviera amb la seva cosina Elisabet de Baviera (o també coneguda com la princesa Sissi). Font

En definitiva, una época de transición, de grandes descubrimientos y cambios en todos los ámbitos de la sociedad (ciencia, arte, asentamiento de las nuevas estructuras políticas, etc.) Y Luis II de Baviera no fue ajeno a tanto cambio y posibilidad de experimentar cosas nuevas. Hijo de Maximiliano II de Baviera y María de Prússia, tenía también vínculos con la casa real de los Borbones (de hecho le pusieron Luis por el rey francés Luis IV de Borbón) y fue educado estrictamente des de pequeño para ser rey. A pesar de todo nunca estuvo interesado en los asuntos de estado y trató por obligación (pero con deber) los conflictos armados que involucraron la casa real bávara con Prússia y Francia. Por contra, disfrutaba de la poesía y del teatro, siendo un gran admirador de Richar Wagner, a quién conoció en persona y patrocinó económicamente.

Aunque por el solo hecho de ser un monarca tenía la vida resuelta, lo cierto es que Luis II tuvo una vida bastante atormentada, por un lado una infancia alejada de sus padres y llena de obligaciones y deberes donde la relación con el resto de personas que le instruían debió ser casi inexistente y por otro lado su lucha interior entre lo que sentía por el género masculino y lo que sus fuertes creencias religiosas le decían. Con los años se fue alejando de la sociedad cada vez más, recluyéndose en pueblecitos de los Alpes, durmiendo de día y viviendo de noche, intentado hacer realidad el mundo interior que se había ido creando fruto de su imaginación.

Neuschwanstein_castle
Castillo de Neuschwanstein. Fuente: Jeff Wilcox – http://www.flickr.com/photos/jeffwilcox/95436233/
jank_idealansicht450
Diseño original de Christian Jank. Font

Y si por alguna cosa es conocido fuera de Baviera es por los castillos que hizo construir, diseñados por el arquitecto Christian Jank uno de los cuales sirvió de inspiración al mismo Walt Disney en su bella durmiente. Hablamos del castillo de Neuschwanstein (originalmente llamado Neue Burg Hohenschwangau) [3], situado al sur de Baviera y cuya construcción se empezó en el año 1868. Una gloria que en su momento fue menospreciada y catalogada de extravagancia y que hoy en día llena las arcas del estado libre de Baviera con más de 1,3 millones de visitas anuales. Fue declarado patrimonio de la humanidad en 2008.

Rosa Mª Torrademé

rtorrato7@gmail.com

Otros artículos de Rosa:

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s