Ciao Ettore, Ciao!


Català English

Hace ya muchos años que se dice que el cine es el séptimo arte. Así pues cogiendo esa premisa, me voy a tomar la licencia de escribir unas lineas en un blog de arte, en honor al gran maestro Ettore Scola, guionista y director de cine italiano que nos ha dejado este pasado mes de enero.

Nacido el año 1931 en Trevico (Avellino, Italia) Scola se licenció en derecho, oficio que nunca ejercería ya que desde bien pequeño su gran pasión fue el cine (Imagen 1).

Desde la década de los años cincuenta, primero como guionista y después como director, juntamente con su inseparable guionista Ruggero Maccari y muy emanado del savoir-faire de Federico Fellini, se dedicó a llevar a la gran pantalla personajes típicos de una Italia que salia del fascismo y que quería olvidar este período, siempre pero, desde una vertiente de realismo histórico con personajes muy humanizados, que fue lo que nos hizo tomar conciencia de la grandeza de su cine.

Imatge 1
Imatge 1 Etore Scola filmando durante la década de los años 60

Amante de Italia y amante de la política, hasta el día de su muerte, afirmó sentirse decepcionado con sus gentes, por el apoyo a las políticas anti-culturales y antisociales de Silvio Berlusconi. Fue uno de los primeros en girarse contra el gobierno de este por el maltrato a la cultura y por el mensaje banal y retrógrado que había ido inculcando a la gente. Según él, la incultura promovida por Berlusconi había arelado muchísimo entre los conciudadanos italianos, aspecto que a Scola entristecía y enrabiaba a partes iguales.

Descubrí a Scola durante mi Erasmus en Napoli (2010). Su película Una giornata particolare (1977) (Imagen 2), es posiblemente la cereza del pastel de su filmografía. En ésta, encontramos una sublime y ya madura Sofia Loren que interpreta una ama de casa conformada pero infeliz, dedicada a su marido fascista hasta la médula y a sus hijos (8 ni más ni menos). Ésta encuentra consuelo en un espectacular Marcello Mastroianni que interpreta un periodista homosexual que huye del rechazo social por su condición. Todo esto sucede el día de la visita de Hitler a Roma en el año 1938. Uno y otro descubrirán que a pesar del abismo que los separa, les une la solidad de ese que no se siente comprendido. Algunas de sus mejores películas fueron C’eravamo tanto amati (1974), Brutti, sporchi e cattivi (1976) La terrazza (1980) i La famiglia (1987), entre otras.

Imatge 2
Imagen 2 Escena de la película Una giornata particolare (1977)

Con su muerte, nos quedamos un poco más huérfanos del cine de calle, ese cine que nos enseña las cosas y la realidad tal y como son o al menos, tal y como fueron, sin trampas ni obstáculos. Siempre con un toque de humor, para poder tomar consciencia del que ha sido nuestra realidad hasta el momento.

 

Cierro estas líneas honoríficas con una cita del mismo Ettore Scola:

…Il cinema è bello se risce a leggere la realtà…

Maria Pérez Santafosta

Twitter: @MariaPrezSantaf

Foto de portada: Escena de la película Una giornata particolare (1977)

Otros artículos de Maria:

¿Ser o no ser? Ésta es la cuestión

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s