Visitamos la Casa Batlló | #CharlasCB


English Català

Durante los últimos días de 2015 fuimos invitados por la Casa Batlló a unas conferencias sobre el modernismo de Gaudí y sus raíces mediterráneas, las #CharlasCB. Se trata de una iniciativa llevada a cabo por el departamento de educación del museo, junto con el de comunicación, para ofrecer charlas gratuitas a varios guías de la ciudad. Las conferencias se llevan a cabo con Mónica Cruz, arquitecta experta en modernismo.

La última charla se centraba en la fachada de la casa; esta vez, en cambio, se trataban los interiores y la tiplogía de ‘casa de vecinos’ del siglo XIX, que concretamente fue construida alrededor de 1877.

A finales del siglo XIX la burguesía catalana -y especiamente la barcelonesa- empezaba a tomar partido e importancia dentro de la sociedad da la época. Gracias a la industria y las colonias, varias familias comenzaron a adquirir grandes cantidades de dinero que destinaban, sobre todo, a la compra y el coleccionismo, tanto de arte como de mobiliario, así como para reformar sus casas y dar sensación de grandeza. Asimismo surgieron las grandes casas modernistas, con profusión por la decoración y la abundancia. La Casa Batlló es un claro ejemplo donde, durante los años 1904 y 1906, no sólo se reformó la fachada que daba a la calle -como solía ser típico- sino que también se hizo una reestructuración del interior, no cambiando la distribución pero sí reformando y ornamentando tanto interior como exterior.

 

Las ‘casas de vecinos’ eran casas en las que, normalmente, un piso servía para la familia burguesa y el resto eran viviendas que alquilaban a terceros. En este caso fue la familia Batlló (de hecho fue adquirida en 1903 por Joan Batlló i Casanovas, casado con Amalia Godó) que, a través de la industria textil, llegaron a alcanzar el prototipo de burgués barcelonés, llegando incluso a comprarse títulos nobiliarios, como era habitual en la época, para llegar a formar parte, por último, del sector social de la aristocracia.

Para la reestructuración y ornamentación del edificio, Gaudí utilizó, así como también lo hacían la mayoría de arquitectos modernistas, lo que se denomina ‘leitmotiv’, es decir la repetición de símbolos y figuras como tema ornamental para de crear cohesión en todo el edificio. Muy a menudo se trataba de símbolos familiares de heráldica, pero en el caso de la Batlló se trata de la representación del fondo marino, dando en ciertos momentos sensación como de estar en el interior de un ser vivo, como es el caso de las escaleras de acceso a los pisos superiores, que parecen una espinazo de algún animal.

1476634_665915056763152_1234449262_n
Interior. Font: web Casa Batlló casabatllo.es

A pesar de la idea que se tiene de la obra de Gaudí, imaginativa y fantasiosa, no se olvidaba de los aspectos técnicos y prácticos, como es el caso del aprovechamiento de la luz natural, el juego de percepciones, el uso de cristales translúcidos para dotar de intimidad ciertos espacios, separación de ambientes, etc. Era hasta tal punto de concreto en sus diseños que incluso pidió el número de hombres y mujeres que vivirían en la casa para realizar sillas personalizadas dependiendo del género; esto último, claro, no se terminó haciendo.

Una de las características principales de esta remodelación que hizo Gaudí era el hecho de incluir elementos de modernidad, como es el caso de una de las primeras chimeneas industriales, lavabos modernos, ascensor y sistema de calefacción; o ciertos elementos de la decoración, como alguna ventana, que dejaba paso a un incipiente racionalismo. También empezó a darle importancia a la jerarquización de espacios y a darle importancia al patio de luces, uno de los elementos más bellos y visitados de la casa hoy en día.

1400336_665913846763273_1355815000_o
Detalle del patio de luces. Fuente: web Casa Batlló casabatllo.es
1450785_665915290096462_49629692_n
Chimenea interior.  web Casa Batlló casabatllo.es

Años más tarde, Iberia Seguros alquilaron los pisos; también los laboratorios Roca i de Vinyals. Más adelante lo compró la familia Bernat -empresarios de la marca Chupa-Chups- siendo los actuales propietarios, y siendo el museo Modernista de la Casa Batlló el inquilino arrendado actual, desde 1991, momento en que se empezó a habilitar para hacerlo museo, y finalmente abriéndose en 2012 al público.

La charla se complementaba, ese día, con la presencia de Mercedes Marimón, viuda de uno de los hijos del señor Batlló y actual propietaria del piso principal, que aún vive en la casa, con anécdotas como que no se puede colgar un cuadro o que es imposible poner una mesa pegada a la pared. Los materiales y las formas onduladas de Gaudí son perennes en el tiempo y el espacio.

Guiomar Sánchez


Imagen portada: Patio de luces de la Casa Batlló (detalle). Web Casa Batlló https://www.casabatllo.es/galerias/oficiales/

Artículo de Alba Vendrell, compañera blogger de La BCN Que Me Gusta sobre las charlas: http://labcnquemegusta.com/charla-en-la-casa-batllo-conociendo-sus-interiores/

Video de la conferencia:

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s