#WienIn3Days | Crónica II


English Català

Continuamos esta crónica que dejamos el año pasado para la pausa publicitaria.

Me despierto en mi último día entero en esta ciudad y paseo por el Canal. Qué delicia poder hacer esto. Hoy ya estoy del todo enamorado de esta ciudad y ya cuento los años que necesito para aprender el idioma.

2 ubahn
U-Bahn Station. F. Merino

Compré un billete de metro combinado de 48 horas pero lo cierto es que no lo he usado casi nada. Voy a todas partes a pie ya que mi apartamento está en el Distrito 9º y la mayoría de monumentos están en el 1º. Parece lejos, pero son colindantes. Mi distrito es más tranquilo, el 1º es turístico, en el 8º están los pubs y restaurantes. Así, pues, hoy aprovecho el billete para bajar hasta el Palacio Belvedere, donde hoy hay el Österreichische Galerie Belvedere, o simplemente Galeria Belvedere, porque esto de Österreichische es impronunciable (de momento). El palacio, hecho construir por el Príncipe Eugenio de Saboya, es realmente impresionante y consta de dos edificios, el Unteres y el Oberes, es decir, el de arriba y el de abajo. Actualmente acoje una increíble colección de  pintura con artistas tan grandes como Hans Makart, Schiele o Klimt, de quien hay el famoso Der Kuss (El beso). Hasta el 28 de febrero de 2016 hay una exposición titulada Las mujeres de Klimt, Schiele y Kokoschka, que es realmente fantástica. La museografía es genial y incluye pequeños textos como si estuviesen escritos por las mujeres pintadas. Increíble, no hay palabras.

Belvedere
Belvedere. F. Merino

No podía faltar comer un schnitzel, que viene a ser carne rebozada, plato típico de la cocina vienesa. Voy a un restaurante cerca del Belvedere, el Herlitschka, y aunque el camarero no es muy amable, la comida está muy buena. Diría que me estafa e hincha la cuenta uno o dos euros más de lo que debía ser, pero no dejo propina y pago con tarjeta. Pequeña venganza.

Cierto, aquí se deja propina y la gente es muy agradecida. Cuando pagas sueles decir cuánto quieres dejar: por ejemplo, si la cuenta es 23,50€ dices “25€, por favor”. Además, aquí te cobran siempre en la mesa con una especie de monederos que los camareros llevan colgando.

Vuelvo paseando tranquilamente hasta el centro de la ciudad, primero por una zona llena de coches y pequeños rascacielos, hasta la parte más turística de la ciudad, donde se encuentra la Catedral de San Esteban. he mirado el web de arriba abajo, estudiando cuándo era mejor visitarla, con guía en inglés o audioguía, pero ya que estoy entro, pero el chico de las entradas (de la parte que se paga, porque no todo se paga) me dice que no puedo hacer la visita con audioguía, puesto que habrá misa y, en vez de darme la información como es debido, me dice, símplemente, “Ven mañana”. Yo pienso en Larra. Con todo, me paseo y decido no hacer la visita mañana y subo al campanario, desde donde hay unas vistas espectaculares. Ay, ¡cómo debe ser esto en verano!

Sigo paseando, con total seguridad, con el móvil en función GPS en la mano, sin miedo a que me roben. Voy por callejuelas estrechas hasta llegar a Judensplatz, donde se encuentra el memorial del Holocausto. Es un momento íntimo, calmado, para hacer una pequeña pregaria.

6 holocaust memorial
Memorial de l’Holocaust. F. Merino

Vuelvo a mi apartamento para hacer el ritual de cada noche, dejar mochila, descansar un poco y cambiarme para salir de nuevo. No ha estado haciendo mal tiempo. De hecho, no hace frío, sino fresco, pero por la noche dejo el pañuelo y cojo la bufanda y la gorra. Por el camino al lado del canal escucho jazz y veo jóvenes grafiteros. ¿Es aquí cuando me acabo de enamorar de esta ciudad? Bueno, pienso, el año que viene vengo en verano y en pleno invierno (cuando haya nievei) y decido, pero diría que ya lo he hecho.

Hoy he quedado para cenar con Kevin, un viajero norteamericano que viene a Europa cada año. Esta vez, como yo, solo y haciendo amigos a través de CouchSurfing. Tenemos mucha conversación y es muy simpático. Hablamos de nuestras vidas y le doy los consejos que puedo sobre mi estancia en Viena, que él pisa por vez primera hoy. Cenamos muy bien en Das Heinz y casi nos han de echar, de tanto que charlamos. Y, con nuna abrazada, me despido de él invitándolo a venir a Tarragona para celebrar Santa Tecla.

Duermo por ultima vez en esta mágica ciudad que me ha enamorado. A la mañana siguiente desayuno y es el mejor desayuno de todos estos días. Se ve que cuando llegaba a los cafés y decía que quería comer algo, no lo hacía bien. Debería haber dicho que quería desayunar. Pues bien, hoy un buen desayuno austríaco con jamón, queso, huevo duro, panes, mermelada y fruta. Y camino a la estación.

1 canal
Canal. F. Merino

Aquí se acaba mi viaje a Viena, que no será el último, del que he ido haciendo tweets con la etiqueta #WienIn3Days (en inglés). Mi camino sigue por Austria i unos días más; mme voy a Linz en un tren que funciona bien, que es cómodo y tiene wifi. Allí me esperan mis amigos, visitaré el Ars Electronica, Saltzburg, comeremos mucho, veremos rugbi y hablaremos mucho. Todo esto, con mucha más taranquilidad, queda sin ser explicado. Lo teneis en la etiqueta #FMDiOP (Few More Days in Österreicht, Please).

Es mi primer viaje solo, mi primera vez en viena y mi primera participación en Cultius Culturals. Espero que no sea la última de, al menos, las dos últimas.

Federico Merino

Podéis leer la primera parte aquí.
Imagen de portada: Canal de Viena. Fotografía de F. Merino. Todas las fotografías de éste y el anterior artículo son hechas por el firmante.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s