#WienIn3Days | Crónica I


English Català

Esta es la primera vez que viajo a Viena y además es la primera vez que viajo solo. Sin embargo, no es la primera vez que voy a Austria, pues he ido justo el mayo pasado. Me he enamorado de este país y de su gente, pero no nos avancemos. Planeo unos días en la capital en solo, para después ir a Linz, donde me esperan unos amigos.

Como siempre que viajo, llevo un libro adecuado: he elegido: Sueños olvidados y otros relatos, un libro de relatos cortos de Stefan Zweig, un autor austríaco. Me sorprende la prosa cuidada y elegante. Hacía tiempo que no leía algo tan bonito.

El aeropuerto de Viena es muy grande y camino en dirección a la salida con el correo que la chica del AirBnB que he alquilado me ha enviado explicándome cómo llegar al apartamento. Cruzo la salida con ese sentimiento que se tiene cuando nadie te espera pero, de repente, me siento rodeado y veo a mis amigos, uno a cada lado, que me han venido a recoger. Estoy tan sorprendido que ni sé cómo reaccionar. Me alegra mucho verlos pero el tiempo se nos hace corto. Hacemos un café en Café Freud y cenamos (a las 5)  en Stomach, un lugar encantador, donde comemos muy bien, acompañados de los dos gatos de la casa. Comienzo mi viaje saltándome el presupuesto del día.

opera
Edificio de la ópera de Viena. Fuente: Federico Merino
imperial
Edificio Imperial. Fuente: Federico Merino

Esta tarde-noche (el Abend, en alemán), he quedado con un chico con el que he contactado a través de CouchSurfing, donde he dejado un anuncio sobre mi visita. Hemos quedado en una parada de metro, de U-Bahn (Untergrundbahn), y me llama la atencióno que no haya taquilla donde pedir información sobre tarifas para más de un día, ni mapas, ni nada. Pero aún me sorprende más que no haya barrera ni nadie que vigile, pero esto dejará de ser sorprendente al ver la honestidad de la gente y su civismo.

Pat es un chico joven de la Baja Austria, el estado que rodea la ciudad y estado de Viena. Ya hace unos años que vive aquí, donde estudia Magisterio de Lengua y Geografía (tanto aquí como en Alemania, los profesores tienen dos especialidades). Es un chico agradable en quien se puede ver la personalidad austríaca. Hoy  ha habido elecciones en Turquía y la comunidad turca sale a celebrar. Cada vez que un coche hace sonar el claxon, él me pide perdón. Mientras me enseña los principales monumentos y edificios de la ciudad, todos alrededor del Ringstraße, me habla de la situación política del país, del tema de los refugiados, la educación, la economía… Estoy en Europa y aquí las cosas son muy diferentes.

Despierto en Viena después de haber dormido en una gran calma. Me sorprende el silencio de esta ciudad. Hago un café rápido y me dirijo al Museumquartier, el barrio museístico, como no, a visitar museos. Por la mañana visito el Naturhistorisches Museum, el Museu de Historia Natural, y por la tarde el Kunst Historisches Museum, el de Historya del Arte (o de Bellas artes). Estos dos museos están el uno delante del otro y, al contrario que otros museos que recogen las colecciones nacionales, no están en antiguos palacios sino que los edificios fueron construidos con el propósito de ser museos y albergar el Tesoro del Emperador Francisco José I.

Cartell indicant l'illa dels museus
Cartel indicando la isla de los museos. Fuente: Federico Merino
venus
Venus de Willendorf. Font: Federico Merino

He de decir que la visita al NHM no ha sido tan productiva como quería. La principal razón para visitarlo era ver la Venus de Willendorf, pero casi se me escapa. Soy muy fan de las audioguías, siempre que hay la cojo, pero en este museo les falta la mitad de los carteles.

NHM retocada
Naturhistorisches Museum o Museo de história natural (NHM). Fuente: Federico Merino

Por suerte, tienen una pantalla para ver de lo que está hablando. Acabo con el mal gusto de las salas llenas de animales disecados. Es un museo de historia natural como tantos otros, con chiquillería incluida. Si habéis visitado el de Londres o Nueva York, no perdáis el tiempo aquí a no ser que queráis ver lo que creíais que era la Venus más antigua, para después aprender que no es así.

burring
Restaurante Bur.Ring. Fuente: Federico Merino

Como en Bur.Ring el menú del día. La camarera es muy amable y como dice que no habla suficientemente bien el inglés me envía a otro camarero hispano que me traduce la carta. Debería haber pedido la clave Wi-Fi al llegar y buscarlo yo, pero el chico es muy amable y me recomienda muy bien.  Un sitio fantástico y moderno, como superbien y para nada caro.

No hablo alemán pero intento decir las cosas que sé, que se basan en los saludos y los agradecimientos, pero me encuentro que los austríacos hablan inglés perfectamente y se excusan de que lo hablan mal (ay, si viesen como se habla aquí). Así que a menudo me encuentro que digo algo en alemán y me responden directamente en inglés. PAra ellos es más fácil así y yo les comprendo. Además, hay otro factor: aquí hablan dialecto austriaco. Además de la pronunciación también cambian algunas palabras. El omnipresente “guten Tag” se convierte en “gruß Gott”, pero yo no desfallezco.

Paseo un poco y vuelvo a los museos para visitar el KHM. Cojo la audioguía pero no le puedo poner mis auriculares ya que tiene una entrada para auriculares israelíes. Así que voy por el enorme museo con el plano, cámara, móvil y audioguía en las manos. Si venís, traed una bolsa de tela para cargar trastos.

babel
La Torre de Babel de Pieter Brueghel.      Font: Federico Merino
amor
Cupido adormit de Caravaggio.      Font: Federico Merino

El museo alberga la colección de los Habsburgo, que va desde artefactos mesopotámicos hasta pintura del barroco español. Es tan amplia que acabas un poco empalagado, pero hay obras que vale mucho la pena ver, como La Torre de Babel o Los cazadores en la nieve, de Pieter Brughel el Viejo, o Cupido dormido de Caravaggio.

Hoy he quedado con un chico serbio que estudia en Viena. Es joven, también, como el de ayer, y me lleva a Statt Beisl. Un beisl es como un bistro-pub, donde puedes beber o comer, y puede haber música. Por cierto, aquí aún se fuma en los restaurantes y bares, pero hay zona de no fumadores. La diferencia abismal entre quando en España había esta misma situación es que el porcentaje de locales estrictamente no-fumadores es más alto. ¡Ay, Europa!

Mientras tomamos unas cervezas (yo tomo Radler, que es como una clara con limonada sin gas), el Miloš me habla de su vida en Viena, donde estudia Economía, aunque intuyo que su pasión es otra. Él está aquí, saliendo adelante, solo, en un país extranjero. Pero esto no es nuevo para él y, cuando le pregunto por la situación de los migrados o de los refugiados que están llegando, la respuesta es bien diferente a la de Pat. La educación en Austria es gratuita para los ciudadanos comunitarios, por lo que Miloš tiene que pagarla (el precioes más razonable).

Espero volvérmelo a encontrar, pues es un chico encantador y lleno de vitalidad. Nos despedimos y yo me voy a cenar a D’Landknecht, donde me hacen comer gansl, es decir, oca, ya que es “la semana de la oca en Viena”. Yo, con mi bagaje cultural español, pienso que me toman el pelo, pero mañana veré carteles por doquier, por lo tanto es cierto. Habiendo leído La gansa blanca de Paul Gallico el año pasado, me da un poco de pena, pero está muy bueno.

El viaje continúa pero, de momento, o dejamos aquí. Como dicen en la tele, volvemos tras la publicidad.

Imagen de portada: Edificio Monumental (Fuente: Federico Merino)

Federico Merino

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s