Pensamiento y cultura visual. #PicassoEdu


Català English

El pasado jueves 12 de noviembre el departamento del servicio educativo del Museo Picasso nos invitó a estrenar su nuevo hashtag #PicassoEdu, que pretende ser un espacio donde poder almacenar experiencias, observaciones y reflexiones en torno a las obras, exposiciones, talleres y todo tipo de actividades. Para inaugurarlo ofrecieron una visita a una serie de bloggers y comunicadores culturales, realizando un nuevo tipo de experiencia que estaban comenzando a aplicar en las visitas a adultos. Se trata del VTS.

El VTS (Visual Thinking Strategies, o Estrategias de Pensamiento Visual) es un sistema que, como los llaman, estimula al visitante a hablar ante la obra, a observar y dialogar, convirtiendo la figura del guía / educador en un moderador de un debate más que en un emisor.

Anna Guarro, junto con otros miembros del equipo educativo y de comunicación, nos acompañaron por una trayectoria de cuatro cuadros picassianos que simbolizaban la evolución estilística y metodológica del artista. Desde el primero de ellos, Ciencia y caridad (1897), con el que “matar al padre“, como se dice; un cuadro completamente clásico y académico, perfecto en armonía, color, tonalidades y simbología, que hizo servir para ganar un premio, a los 15 años, y a partir del cual, más adelante, experimentaría con las texturas, la forma y la perspectiva, lo que ya su padre no llegó a entender nunca.

La segunda pieza fue La espera (Margot) (1901), en la que ya se va viendo más claramente los trazos huidizos, bastante ligados a la manera impresionista. Experimentaciones con los colores, formas y texturas, representando una joven de vida “relajada”, una imagen plenamente vigente del París de aquella época que el artista frecuentaba.

La tercera era Azoteas de Barcelona (1903), con la que, de manera ya muy clara, iría desarrollando las reglas del cubismo: una serie de azoteas barceloneses son los protagonistas. Una atmósfera fría y quieta, con ese azul cremoso; un cuadro cuadriculado pero con ciertos elementos que desentonan para crear en él esa sensación de desconcierto, que más adelante acentuaría con las múltiples perspectivas, los cubos, etc.

La última pieza ha sido una de las más conocidas del pintor: Las Meninas (1957). Una adaptación ya completamente picassiana del cuadro de Velázquez. Un tributo, un guiño, una batalla pictórica intergeneracional donde nos explicaban, muchos de los niños que no tenían todavía el referente del cuadro barroco, no lo reconocían.

Se busca, pues, cambiar la actitud ante la obra, pasar de receptor de ideas a un interlocutor, algo que, de hecho, el arte contemporáneo, en su seno, ya suele buscar; jugando con las percepciones, interpelando hacernos y buscando en nosotros una respuesta, una sensación. Piezas que realmente son terminadas ante el espectador. No es, de hecho, un sistema alejado, lo encontramos en nuestro día a día. Quizás no en una visita entera, pero siempre hay algún momento en el que el guía nos pregunta qué vemos, qué sentimos, o qué nos sugiere la obra. Sobre todo en centros de arte contemporáneo y especialmente en visitas para niños; como es el caso del Museo de Arte Moderno de Tarragona, que ya lleva unos años empleando esta estrategia para sus visitas escolares, acompañadas de una actividad manual; otros centros también utilizan esta estrategia, e incluso en los institutos, en las clases de arte.

De lo que se trata es de hablar de la cultura visual, de lo que nos despierta y nos recuerda el elemento, relacionando lo que ya sabemos con los nuevos ímputs que recibimos, a través de un diálogo abierto. En el fondo hablamos del aprendizaje a través del objeto, tal como apunta la didáctica del objeto, una corriente que enfoca el receptor como ente principal para desentrallar un “misterio“, que es la explicación de que nos dice (en el caso del arte), qué es o para qué se utilizaba (en el caso de la historia), etc.

En el caso del Picasso, llevan tres años haciéndolo con las visitas escolares; se trabaja el retrato, el paisaje, los colores o las formas, muy picassianament pero dejando plena libertad a los niños, tanto de respuesta como de creación. Este año, además, lo están empezando a aplicar a las visitas para adultos. Veremos cómo va 😉

Guiomar Sánchez Pallarès

Storify del encuentro blogger: https://storify.com/museupicasso/picassoedu?utm_medium=sfy.co-twitter&utm_content=storify-pingback&utm_campaign=&awesm=sfy.co_t10Qo&utm_source=t.co
Imagen portada: Terrats de Barcelona, 1903. (Imagen recortada) Fuente: Blog Museu Picasso Barcelona

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s