Sinestesia Artística


Parece ser, tal como se puede ver en la escena artística veraniega en Londres, que nos estamos acercando a una nueva tendencia de entender el arte pictórico como algo más allá de lo visual. Ha habido tres instalaciones simultáneas en importantes instituciones de la ciudad, todas ellas utilizando envolventes entornos acústicos para alterar, o quizás debería decir mejorar, el experiencia óptica.

En una habitación aislada, con sólo una obra en la que centrarse, el espectador es invitado a respirar profundamente y escuchar, a caminar por la sala y apreciar cómo cada pequeño cambio en el entorno cambia nuestra percepción de la pintura, a aprender poco a poco que disfrutar del arte es mucho más que tan sólo mirar pinturas bonitas.

James Richards selects from the V-A-C collection
James Richards selects from the V-A-C collection

La primera en ofrecer esta oportunidad fue la Whitechapel Gallery. Esta centenaria galería del este de Londres, piedra angular para el arte contemporáneo internacional con expositores como Picasso, Pollock y Gilbert & George, acogió la muestra James Richards selects from the VAC collection, centrada en la obra de Francis Bacon Estudio para Retrato (1953). La instalación de sonido de Richards, con cantantes inhalado antes de comenzar un canto fúnebre, mezclado con campanas y sonidos cinematográficos de interrupción, añade un nuevo estrato de información, aumentando el terror y angustia reflejados en la pintura. Con la habitación rodeada de cortinas opacas de color crudo, haciendo juego con la textura del fondo negro del retrato, la tensión de este espacio inescapable crece mientras el espectador, de repente, puede no sólo ver la pintura sino también convertirse en parte de ella. La aumentada experiencia sensorial pretende conseguir que el espectador vea el arte desde dentro, como si estuviera presente cuando la imagen fue creada.

Una escena similar ha tenido lugar en la National Gallery con Soundscapes, el último intento del museo de arte clásico para presentarse como una institución contemporánea y innovadora. En este caso, seis piezas de la colección del museo fueron elegidas por músicos o artistas del sonido para crear experiencias artístico-auditivas inmersivas en respuesta. Las salas neutrales con muros oscurecidos permiten al visitante centrarse en la música, exaltando su conexión con la obra de arte. Desde música de cámara hasta un DJ de electrónica, los diversos estilos artísticos y musicales ofrecen infinitas posibilidades para que el espectador imagine como podría sonar una pintura.

Holbein’s Ambassadors (1533) at Susan Philipsz installation
Holbein’s Ambassadors (1533) at Susan Philipsz installation

La obra de Christ Watson en base al Lago Keitele (1905) de Gallen-Kallela hace que la fauna y fenómenos naturales representados en la pintura parezcan casi vivos, de modo similar a como Janet Cardiff y George Bures Miller simulan el ambiente de San Jerónimo en su estudio (c 1475) de Antonello da Messina, todos ellos persiguiendo la idea de qué debería haber sentido el artista cuando trabajando en plein-air. Otra opción es usar la música para acentuar la tensión entre los diversos elementos en la obra de arte. Aquí encontramos Susan Philipsz con los Embajadores (1533) de Holbein y Nico Muhly con el Díptico de Wilton (c 1395), ambos utilizando instrumentos clásicos para incluir al espectador en este diálogo entre las partes pictóricas. En las últimas dos salas de la muestra encontramos la obra de Gabriel Yared inspirada en Las Bañistas (c 1994/05) de Cezanne y Jamie xx con una Escena Costera (c 1892) de Van Rysselberghe. En estos casos el propósito del sonido es crear, de una manera más contemplativa, una emoción en la sala que se corresponda con la escena pintada.

La experiencia con Soundscapes fue un buen intento para despertar otros sentidos cuando admirando una pintura y minimizar la importancia de aquello que vemos. Un aspecto concreto de la obra de arte, como la tensión entre los Embajadores o el proceso creativo del puntillismo la Escena Costera, puede ser apreciado más fácilmente gracias al estrato extra de información proporcionado por el instalación auditiva.

Aparentemente, el resultado final de este verano de sinestesia artística es el Tate Sensorium, una instalación sensorial con cuatro obras en la Tate Britain, resultado del IK Prize 2015 que anualmente investiga ideas para conectar tecnología innovadora con la colección de arte de la Tate. Una mezcla de los tres estilos de composición que hemos podido ver en el Soundscapes de la National Gallery (ambiente, tensiones y emoción) puede ser apreciada en la pequeña sala oscura mientras el reducido grupo de cuatro visitantes son dirigidos de obra en obra. En esta ocasión, sin embargo, los cinco sentidos se unen a la experiencia. Mientras que el oído es el que sirve como conexión entre todos ellos, durante el trayecto por Sensorium el visitante experimenta diferentes olores, texturas e incluso una delicia de chocolate para involucrar el gusto mientras se contempla Figura en un paisaje (1945) de Francis Bacon.

Figure in a Landscape 1945 Francis Bacon 1909-1992 Purchased 1950
Figure in a Landscape (1945) Francis Bacon

Puede ser un tanto sobre-acogedor. De modo natural sentimos el mundo con los cinco sentidos al mismo tiempo, pero no estamos habituados a ser específicamente conscientes de ello, prestando atención a todos los sentidos que tenemos que sentir. Aún así la idea es muy interesante y, si bien no produce el mismo efecto de implicación que Soundscapes, sí que nos abre a nuevas maneras de analizar el arte y fijarse en los pequeños detalles y matices de otro modo ignorados.

El efecto más positivo del Tate Sensorium es que se presenta como una lección reflexiva. Al final de la sala, el visitante recibe un mapa señalando obras de arte de la colección permanente donde la experiencia Sensorium puede ser emulada. Así, no se trata de una selectiva experiencia única en la vida, sino que pretende abrir una puerta para ver el arte de manera diferente (o mejor decir, experimentar, pues el verbo ver no cubre todos los sentidos con los que el arte puede ser comprendido). En cualquier sala del museo, el alumno del Sensorium puede centrarse en cualquier obra de arte y, recordando la breve experiencia sensorial, apreciar a qué haría olor Punch (1829) de BR Haydon o qué sonido emitiría Red Slate Circle ( 1988) de Richard Long.

Hoy en día, nuestro mundo se basa en la Cultura Visual. Nuestro cerebro recibe diariamente anuncios e imágenes móviles en pantallas planas, contamos con redes sociales como Pinterest y Vine basadas exclusivamente en imágenes, incluso el concepto de selfie y su amplia popularidad es un ejemplo de cómo de importantes son los estímulos visuales en nuestra cultura. En este contexto donde la percepción de las imágenes se innegablemente común, las instituciones musológicas deben hacer frente al reto de convertir sus visitas en algo esencialmente opuesto a todos los demás estímulos visuales. Cien años atrás, ver la Mona Lisa era una experiencia valiosa, algo verdaderamente especial. Hoy, en el mundo de las imágenes, parece que es más importante capturar una fotografía o, aún mejor: una selfie. Una imagen, no importa cuán bonita o técnicamente precisa, es una experiencia menos extraordinaria por nosotros: estamos demasiado acostumbrados a las imágenes.

Añadir más sentidos a la ecuación no es una idea tan extravagante. Y si a través del sonido, los olores o el gusto encontramos una manera de recrear la extraordinaria experiencia que era visitar un museo de arte clásico antes de que la Cultura Visual se impusiera? Tras décadas admirando las antiguas pinturas, tal vez es hora de darles una nueva vida, un nuevo valor, añadiendo capas extra de información que pueden crear una experiencia única. Aunque no hayas podido asistir a ninguna de estas muestras de arte, me gustaría alentarte a sentarte delante de cualquier obra de arte en cualquier museo: mírala, respira profundamente y piensa cómo podría sonar, qué olores llevaría, a qué tendría gusto. Permítete desconectar de nuestro mundo visual, olvida las selfie, los I-phones y las #etiquetas. Permítete abrazar el arte con todos tus sentidos.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s