Raptos y monstruos


Habia una vez dos escritoras francesas que compartían crédito por un cuento que ha sido adaptado en libros, películas, series de televisión, teatro e incluso musicales. Nos referimos a Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve (1695-1755) y Jeanne-Marie Le Prince de Beaumont (1711-1780) las dos principales responsables de La Bella y la Bestia. Madame de Villeneuve publicó su versión de unas 400 páginas en el año 1740, mientras que Beaumont lo hizo el 1756 simplificando la novela a tan sólo 8 páginas (y a la vez añadiendo otro carácter a las hermanas de la protagonista, que nos recuerdan más bien a las crueles hermanastras de Cenicienta), aun así es esta última la versión más conocida y que ha dado lugar a la mayoría de adaptaciones posteriores. De todos modos, como sucede con los cuentos que surgen de la tradición oral, también podríamos buscar las raíces de esta historia en el marco de la literatura italiana con una de las historias en Las Noches Agradables de Gianfrancesco Straparola da Caravaggio (no confundir con el pintor, sólo comparten la localidad de procedencia).

Una sola rosa condena a Bella a permanecer con la Bestia para ciempre
Una sola rosa condena a Bella a permanecer con la Bestia para ciempre

Por otro lado la literatura, como toda forma de arte, es viva y se alimenta de sí misma. Así no sería extraño situar los inicios de esta historia en algunos mitos de la tradición griega como el amor entre Eros y Psique, en el cual como sucede en la versión de Beaumont las hermanas de la protagonista provocan una situación perjudicial para el raptor convertido en amante; o el rapto de Perséfone a manos del dios Hades donde la granada equivale a la rosa que firma el pacto previo al síndrome de Estocolmo. Ambas historias comprenden algunos puntos claves del cuento francés como lo es el rapto de una dulce joven por parte de un ser monstruoso (Hades es el dios de la muerte y la belleza pura de Eros, aún siendo el dios del amor, es insoportable y extrema ante ojos humanos) del cual la joven se enamora; pero al mismo tiempo la joven protagonista se hallará dividida entre este nuevo amor y el afecto por su familia.

Del mismo modo La Bella y la Bestia también ha inspirado autores posteriores, y no nos referimos solamente al largometraje animado de Disney de 1991, del cual se prepara ahora una adaptación protagonizada por Emma Watson. Mucho antes, ya en el 1771, Zémir et Azor fue una de las primeras adaptaciones de la obra francesa, una ópera compuesta por André Gértry con libreto de Jean-François Marmontel. También recientemente televisión y cine han producido numerosas adaptaciones como el film australiano del 2009, Beauty and the Beast, donde Belle ayuda a la Bestia a desenmascarar al verdadero autor de los asesinatos de los cuales éste es acusado; la adaptación Beastly del 2011 basada en el libro homónimo y que sitúa la acción en un típico instituto americano en Manhattan; la serie americana Beauty and the Beast (2012) re-make de la del 1987 donde la joven es una detective y la bestia un ex-militar; el film franco-alemán Belle et La Bête (2014), mucho más fiel al cuento de Madame de Beaumont; o la más reciente producción española: la versión modernizada de Antena 3 en el espacio Cuéntame un cuento (2014) con Michelle Jenner y Aitor Luna como protagonistas.

Michelle Jenner y Aitor Luna en Cuéntame un cuento: La Bella y la bestia (2014)
Michelle Jenner y Aitor Luna en Cuéntame un cuento: La Bella y la bestia (2014)

También podríamos distinguir influéncias de esta popular história en la película del 2013 Warm Bodies (Memorias de un zombi adolescente), aunque el libro homónimo de Isaac Marion en el que se basa ha estado más relacionada con el Romeo y Julieta de Shakespeare puesto que se trata de un amor entre dos “clanes” enemigos como lo son los supervivientes humanos y la plaga de zombis (de hecho los protagonistas se llaman R y Julie). Pero lo que nos hace pensar en La Bella y la Bestia es que el zombi (el monstruo en este caso) protagonista rapta la joven humana por los buenos sentimientos que esta genera en él y, aunque durante el proceso se establece una fuerte conexión entre los dos, al final decide que es mejor si ella vuelve con su familia; mostrando así de nuevo la dicotomía entre secuestrador y amor familiar.

Julie (Teresa Palmer) i R (Nicholas Hoult) una Bella i Bèstia diferents a Warm Bodies (2013)
Julie (Teresa Palmer) y R (Nicholas Hoult) una Bella y Bestia diferentes en Warm Bodies (2013)

Y hablando de raptos no podemos obviar uno de los grandes musicales del West End de Londres. El Fantasma de la Ópera, basado en la novela homónima de Gaston Leroux (1868-1927), explica la peculiar relación entre un monstruo (el fantasma) y una joven bailarina. El fantasma atrae a la bailarina a su guarida debajo la Ópera de París pero decide devolverla a la civilización por su propio bien, aunque en este caso la historia toma matices más oscuros puesto que la bailarina no tiene familia sino un duque enamorado de ella con quien se promete en matrimonio; hecho que enfuria al fantasma y este, a parte de causar alguna muerte casi colateral, secuestra a la bella bailarina por segunda vez para hacerla suya. Cabe destacar aquí un pequeño elemento que el musical tiene en común con la versión de Antena 3 televisión: la máscara. Ambas bestias ocultan su deformidad con media máscara que es a la vez un escudo simbólica de sus sentimientos. Sólo cuando las respectivas Bellas han visto lo que la máscara esconde puede la relación entre los dos empezar a fluir.

Así podemos ver como la historia de la literatura y del cine no sólo cuenta con muchas historia de amor sino que el rapto de la persona amada es algo bastante plausible en ámbitos literarios. Con diferentes personajes, escenarios y desenlaces todas estas historias nos muestran cómo hacer el bien trae buenas repercusiones y al final el amor siempre triunfa… ¿o no?

Ilustración de Walter Crane (1845-1915) para el libro.
Ilustración de Walter Crane (1845-1915) para el libro.

Ricard Gispert Parra
@ricardgispert

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s